Jueves, 26 de Abril de 2018
  •  

     

     

     

    Catedral

  • Colegiata de San Miguel
    Aguilar

    Barrio Santa María

    Colmenares de Ojeda

  •  

     

    Virgen del Brezo

     

    Pisón de Castrejón

  • Iglesia de Santiago
    Carrión

    Virgen del Valle

    Virgen Blanca
    Villalcazar de Sirga

  •  

     

    El Cristo del Otero

     

    Iglesia de San Miguel

Fallece el sacerdote diocesano D. Lorenzo Marcos Prado

Ha fallecido el sacerdote diocesano D. Lorenzo Marcos Prado. Nacido en Palencia el 10 de agosto de 1930 fue ordenado sacerdote el 24 de marzo de 1957.

 

Su primer destino pastoral fue el Ecónomo de Barriosuso y Director de la Preceptoría. Más adelante fue Profesor del Seminario Menor y Capellán de las Claras de Carrión. También fue, durante muchos años Capellán de Prisión Provincial de Huelva.

 

Su funeral será mañana, jueves día 26, a las 13,00 horas en la Parroquia de San Lázaro, de Palencia. La Misa de Familia será también mañana, día 26, a las 20,00 horas, en la misma parroquia.

 

Descanse en Paz, D. Lorenzo Marcos Prado.

 

El Trabajo es para la Vida

La siniestralidad laboral clama al cielo

 

Secretariado para la Pastoral Obrera y del Trabajo
Secretariado para la Pastoral Familiar y de la Vida
Secretariado para la Pastoral de la Salud

Palencia, 28 de abril de 2018

 

 

 

El 28 de abril es el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo. Las cifras mundiales de la siniestralidad y de las enfermedades causadas por el trabajo son tan alarmantes, que se ha hecho necesario dedicar un día al año para concienciar al conjunto de la sociedad sobre esta situación tan dolorosa. En España, en el año 2017 se produjeron 583.500 accidentes laborales con baja. 4.800 fueron graves. 618 fueron mortales. Cada semana 12 personas murieron en accidentes de trabajo.

 

Pero lo más grave y escandaloso de esta realidad es que la gran mayoría de los accidentes laborales son evitables. Es evidente e incuestionable la relación directa de causa-efecto que existe entre la precariedad laboral y la siniestralidad laboral. A más precariedad, más siniestralidad. Y la precarización de las condiciones de trabajo no es un resultado de olvidos o descuidos, sino que está muy calculada para obtener una mayor rentabilidad económica, eludiendo las medidas de Prevención de Riesgos Laborales, a sabiendas de sus graves consecuencias. En el ámbito del trabajo se está produciendo uno de los mayores atentados contra la humanidad, con absoluto desprecio de la vida, de la salud, y de la dignidad de las personas.

 

La defensa de la vida y de la salud de las personas en el trabajo es una ineludible responsabilidad social que nos implica a toda la sociedad. Una sociedad decente no puede consentir que la vida de los trabajadores y trabajadoras se precarice hasta el extremo de que para poder vivir tengan que trabajar en condiciones de inseguridad y de riesgo para su salud y hasta para su vida.

 

Para la Iglesia Católica, la persona es lo primero. El bienestar y la felicidad de la persona humana se juegan en gran medida en el campo del trabajo, de la salud, y de la vida digna. Estos son ámbitos de preocupación y de responsabilidad propiamente “eclesial”. Así nos lo recuerda la Doctrina Social de la Iglesia:

 

«Toda amenaza a la dignidad y a la vida de la persona repercute en el corazón mismo de la Iglesia, afecta al núcleo de la fe, y la compromete en su misión de anunciar el Evangelio de la vida». (Evangelium Vitae, 3 y 79).

 

«El primer fundamento del valor del trabajo es la persona, su sujeto» (Laborem Exercens, 6). La persona siempre debe ser lo primero en el trabajo, y a ella debe subordinarse todo lo demás.

 

«El derecho a un ambiente de trabajo, y a procesos productivos que no comporten perjuicio para la salud de los trabajadores, es un derecho fundamental de las personas». (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 301).

 

Los Secretariados Diocesanos para la Pastoral Obrera y del Trabajo, para la Pastoral Familiar y de la Vida, y para la Pastoral de la Salud, en este Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo:

 

Manifestamos nuestra fe en un Dios que quiere que el ser humano viva con dignidad. Expresamos la honda preocupación de la Iglesia por los accidentes y las enfermedades laborales, físicas y psíquicas. Afirmamos nuestra decidida apuesta por la salud y por la vida de las personas, también en el trabajo. Declaramos que las políticas laborales solo son éticamente correctas cuando promueven el pleno respeto de los derechos del trabajo. Rechazamos la codicia causante de la siniestralidad laboral, que provoca en las personas y las familias un injusto sufrimiento que clama al cielo. Reclamamos a las Administraciones públicas que velen eficazmente por el cumplimiento de las normas de prevención, incrementando los medios necesarios para asegurar que los trabajadores y trabajadoras puedan disfrutar de unas condiciones laborales que no atenten contra su dignidad personal, contra su vida y su salud. Nos solidarizamos con los esfuerzos de los sindicatos para erradicar los trabajos precarios, que provocan buena parte de los accidentes laborales. Proclamamos nuestro convencimiento de que el trabajo es para la vida.

 

 

Sumando fuerzas por un Trabajo Decente

 

 

Iglesia por el Trabajo Decente (Diócesis de Palencia)
Palencia, 1º de Mayo de 2018

 

Las organizaciones eclesiales que integramos la “Iglesia por el Trabajo Decente” unimos nuestras voces y nuestros esfuerzos en este 1º de Mayo, Día Internacional del Trabajo, y fiesta de San José Obrero, para celebrar la capacidad creadora del trabajo humano, y para denunciar la situación de falta de trabajo decente para todas y todos, que atenta contra la dignidad de las personas.

 

El actual sistema económico se caracteriza por un injusto mercado laboral, con unos altísimos índices de desempleo (más de 3,7 millones de parados, según la última EPA) y de temporalidad, pobreza de muchos trabajadores, precariedad de las redes de protección social (especialmente en lo que se refiere a las coberturas por desempleo y a la cuantía de las pensiones), bajos salarios, incremento de la inseguridad laboral, reducida representación y participación sindical, y dificultades para conciliar vida laboral y familiar. Este sistema configura una sociedad donde el trabajo no es un bien para la vida, sino un instrumento al servicio del capital, por encima de la persona, que se convierte en víctima de la explotación y de la exclusión social.

 

Leer más...

En torno al TRABAJO

 

 

Estamos cercanos a la celebración de dos Jornadas muy relacionadas con el mundo del Trabajo, el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo y el Día Internacional del Trabajo. Dos fechas en las que la Iglesia también tiene cosas que decir

 

Por ello, distintas entidades de nuestra Diocesis quieren hacer llegar su voz a la sociedad y a la Iglesia:

 

“El Trabajo es para la Vida”, es el título del Manifiesto elaborado por los Secretariados Diocesanos para la Pastoral Obrera y del Trabajo, para la Pastoral Familiar y de la Vida, y para la Pastoral de la Salud, con motivo del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que se celebrará el próximo sábado 28 de abril.

 

Y “Sumando fuerzas por un Trabajo Decente”, ha sido elaborado por las entidades que en nuestra Diócesis componen la iniciativa “Iglesia por el Trabajo Decente”, con motivo de la próxima festividad de San José Obrero, 1 de Mayo y Día Internacional del Trabajo.

 

También, durante los próximos días tenemos dos citas importantes:

 

 

 

 

Leer más...

Fallece el sacerdote diocesano D. Jesús Cano Herrero

En la madrugada de hoy, 18 de abril, ha fallecido el sacerdote D. Jesús Cano Herrero. Nacido el 4 de abril de 1946 en Frechilla, fue ordenado sacerdote el 26 de junio de 1971.

 

El funeral será mañana, jueves 19 de abril, a las 13 horas en la parroquia de San Miguel. La misa de familia será mañana jueves a las 19:30h en Villarramiel.

 

Su primer destino pastoral fue de ecónomo de Otero de Guardo, simultáneo de Valcobero y Valsurbio y Encargado de la Térmica y Auxiliar de Velilla. Más tarde fue miembro de la comunidad sacerdotal de Aguilar y encargado de Camesa; coadjutor de San Miguel de Palencia; párroco solidario de San Miguel de Palencia; Delegado diocesano de Juventud; Párroco de la U.P. de Dueñas; Arcipreste del Cerrato; ecónomo de Porquera de los Infantes; y párroco de la U.P. de Villarramiel (Villarramiel, Capillas, Castil de Vela, Belmonte, Boada y Meneses).

 

D. Jesús Cano Herrero, Descanse en Paz