Sábado, 27 de Mayo de 2017
  •  

     

     

     

    Catedral

  • Colegiata de San Miguel
    Aguilar

    Barrio Santa María

    Colmenares de Ojeda

  •  

     

    Virgen del Brezo

     

    Pisón de Castrejón

  • Iglesia de Santiago
    Carrión

    Virgen del Valle

    Virgen Blanca
    Villalcazar de Sirga

  •  

     

    El Cristo del Otero

     

    Iglesia de San Miguel

Delegación de Laicos

Delegado: D. César Vicente Lazcano.

 

Miembros-Colaboradores: D. Pedro Brouilhet Fernández, D. Luis Ángel Roldán de Arriba, D. Ángel Fernández Chico, Dña. Elvira Arranz González y D. Justo Sanz Fernández.

 


 

Las tareas encomendadas al Delegado diocesano de Laicos y a su equipo de colaboradores son las siguientes:

 

 

FOMENTAR LA ESPIRITUALIDAD LAICAL

 

De acuerdo con las orientaciones de la Iglesia sobre la espiritualidad laical, la Delegación de los Laicos, promoverá retiros, encuentros y actividades encaminadas a fomentar la vida espiritual de los laicos, tanto de los miembros de los distintos movimientos apostólicos, como de los miembros de la Acción Católica General y Especializada, con una particular atención a los jóvenes.

 

LA ACCIÓN CATÓLICA

 

La Acción Católica General juntamente con los Movimientos Especializados forman la única Acción Católica. Todos los movimientos coinciden en las cuatro notas de identidad señaladas en el concilio Vaticano II, en la metodología, en la coordinación, en la formación cristiana de sus miembros, en la necesidad de una profunda espiritualidad y en la misión de anunciar y dar testimonio de Jesucristo en medio del mundo. Lo único que diferencia a unos movimientos de otros es el hecho de que los movimientos especializados asumen la tarea evangelizadora en campos específicos: estudiantil, laboral, profesional, rural, fraternidad cristiana de personas con discapacidad, mientras que la Acción Católica General tiene como centro de evangelización la parroquia y el ámbito social de la misma.

 

Los obispos españoles, en consonancia con las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia, manifiestan la necesidad de promover e impulsar la Acción Católica en su doble vertiente: General y Especializada, para responder evangélicamente a las demandas de una sociedad nueva y cambiante. En consecuencia parece claro que la Acción Católica es necesaria para impulsar en nuestra diócesis un laicado maduro en la fe, evangelizador y militante, en estrecha colaboración con el ministerio pastoral de los Obispos.

 

El Obispo diocesano nombrará, oído el Delegado diocesano de Laicos, los consiliarios tanto de la Acción Católica General como de los distintos movimientos especializados de la Acción católica.

 

PASTORAL DE INFANCIA Y JUVENTUD

 

La Delegación diocesana de Laicos, a través de un grupo especializado de agentes de pastoral, coordinará y fomentará la pastoral de infancia y juventud, ayudará a los niños y jóvenes para que fortalezcan su fe en Jesucristo, crezcan en la comunión eclesial y hagan presente su espíritu cristiano en medio del mundo, siendo evangelizadores de los otros jóvenes.

 

Igualmente supervisará la acción pastoral en los campamentos de niños y jóvenes y organizará los encuentros de jóvenes cristianos con motivo de distintas festividades: Vigilia de la Inmaculada, Peregrinación a la Trapa, Encuentros de Confirmados, etc. En todo momento se trabajará en coordinación con la Comisión de Pastoral Vocacional.

 

LA ESCUELA DIOCESANA DE TIEMPO LIBRE

 

El Obispo diocesano nombrará el Director y el consiliario de la Escuela Diocesana de Tiempo Libre, que quedará encuadrada dentro de la Delegación Diocesana de Laicos.

 

La Escuela diocesana de Tiempo Libre presentará al Delegado de Laicos los cursos de monitores, coordinadores y otras actividades que se vayan a realizar durante el año, así como los nombres de los profesores que van a impartirlos, para su aprobación e inclusión en el calendario diocesano de las actividades de las Delegaciones Diocesanas.

 

EL CONSEJO DE LAICOS

 

El Consejo de laicos se rige por un Estatuto propio, aprobado por el Obispo. Es competente en lo que respecta a la promoción y coordinación del apostolado de los laicos y, en general, en todo lo que concierne a la vida cristiana de los laicos en cuanto tales. A él le corresponde animar y apoyar a los laicos a participar en la vida y misión de la Iglesia según su modo propio, individualmente o en asociaciones, sobre todo para que cumplan su peculiar oficio de impregnar de espíritu evangélico el orden de las realidades temporalesy fomentar la cooperación de los laicos en la catequesis, la vida litúrgica y las obras de caridad y de promoción social.

 

La Comisión permanente del Consejo de Laicos coordinará el apostolado de los distintos movimientos y asociaciones laicales a fin de que los laicos participen, según su propio carisma, en la vida y misión de la Iglesia.

 

Ayudados por el Instituto Diocesano de Ciencias Religiosas, programará la formación teológica y pastoral de los miembros de los distintos grupos laicales.

 

PASTORAL FAMILIAR Y DEFENSA DE LA VIDA

 

La Delegación diocesana de Laicos apoyará el trabajo del grupo de colaboradores dedicados a la Pastoral Familiar y Defensa de la Vida. A éstos les corresponde animar y coordinar la acción evangelizadora en el ámbito del matrimonio y la familia, orientar a las parroquias sobre el acompañamiento a los novios que solicitan el sacramento del matrimonio, a través de materiales y programas catequéticos para los cursillos prematrimoniales, impulsar la espiritualidad matrimonial y familiar, coordinar los distintos movimientos matrimoniales, apoyar a los matrimonios en dificultades mediante centros de orientación familiar y promover la educación cristiana en el ámbito afectivo-sexual.

 

También se les asigna la misión de defensa de la vida humana, organizando acciones que contribuyan a promover el respeto de la vida desde el primer momento de su existencia hasta su fin natural, así como el fomento de los métodos naturales de conocimiento de la fertilidad humana.

 

PASTORAL RURAL

 

Dentro de la Delegación Diocesana de Laicos se creará un equipo encargado del estudio de la atención pastoral de las personas que habitan el mundo rural, especialmente en los pueblos más pequeños. Este grupo asesorará al Obispo y al Consejo de la Curia de Pastoral sobre la realidad en que viven las comunidades cristianas en el mundo rural y sobre la forma de adaptar la planificación pastoral diocesana a la realidad de esos pueblos.

 

Igualmente, colaborará con el Consejo Episcopal al tratar el tema de las celebraciones dominicales en ausencia de un sacerdote, para su regulación de acuerdo con la realidad de la diócesis y las orientaciones de la Santa Sede.