Jueves, 26 de Abril de 2018
  •  

     

     

     

    Catedral

  • Colegiata de San Miguel
    Aguilar

    Barrio Santa María

    Colmenares de Ojeda

  •  

     

    Virgen del Brezo

     

    Pisón de Castrejón

  • Iglesia de Santiago
    Carrión

    Virgen del Valle

    Virgen Blanca
    Villalcazar de Sirga

  •  

     

    El Cristo del Otero

     

    Iglesia de San Miguel

Más de 120 jóvenes participan en el Encuentro de Oración "Mira Dentro"

El viernes en la Parroquia María Reina Inmaculada se vivió un encuentro muy especial y esperanzador. La parroquia, en colaboración con la delegación de pastoral juvenil de la Diócesis, organizaron una “Experiencia de Música, Oración y Encuentro” en la que participaron más de 120 jóvenes de distintos grupos, movimientos y colectivos juveniles. Un encuentro que muestra que los jóvenes sí que están presentes en el día a día de nuestra Iglesia que peregrina en Palencia.

 

En octubre de este año se celebra el Sínodo de los Obispos sobre el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, con este motivo, el Papa Francisco en enero del pasado año dirigió un mensaje a todos los jóvenes, y entre otras cuestiones, el Papa Francisco les dice: “Jesús dirige su mirada a vosotros, jóvenes y os invita a ir hacia Él. ¿Han encontrado esta mirada, queridos jóvenes? ¿Han escuchado esta voz? ¿Han sentido este impulso a ponerse en camino? Estoy seguro que, si bien el ruido y el aturdimiento parecen reinar en el mundo, esta llamada continua a resonar en el corazón da cada uno para abrirlo a la alegría plena. Esto será posible en la medida en que, a través del acompañamiento de guías expertos, sabrán emprender un itinerario de discernimiento para descubrir el proyecto de Dios en la propia vida. Incluso cuando el camino se encuentre marcado por la precariedad y la caída, Dios, que es rico en misericordia, tenderá su mano para levantarlos”.

 

Encuentros como el del viernes pasado en la parroquia de María Reina Inmaculada ofrecen esperanza porque demuestran que a pesar del ruido y del aturdimiento, que en ocasiones parece reinar en nuestra sociedad, hay jóvenes dispuestos a hacer oración, silencio y a encontrarse con Dios.