Jueves, 26 de Abril de 2018
  •  

     

     

     

    Catedral

  • Colegiata de San Miguel
    Aguilar

    Barrio Santa María

    Colmenares de Ojeda

  •  

     

    Virgen del Brezo

     

    Pisón de Castrejón

  • Iglesia de Santiago
    Carrión

    Virgen del Valle

    Virgen Blanca
    Villalcazar de Sirga

  •  

     

    El Cristo del Otero

     

    Iglesia de San Miguel

San Juan de Dios: Amar a Dios y amar al prójimo

 

 

Hoy celebramos la Fiesta de San Juan de Dios, fundador de la Orden de los Hermanos Hospitalarios. En 1886 fue proclamado patrono de los Hospitales y los Enfermos. También es patrono de los enfermeros (1930) y de los bomberos (1952).

 

Con este motivo se ha celebrado una Eucaristía en el Centro de San Juan de Dios presidida por nuestro Obispo. Don Manuel -en su homilía, dialogada con los residentes en el centro como en otras ocasiones- ha animado a celebrar a San Juan de Dios, un hombre que con su ejemplo de vida y sus obras nos invita a vivir el Evangelio. «Un hombre enamorado de Dios y enamorado de los hombres más pobres y humildes»- ha afirmado.

 

Ha animado a hacer nuestra la Parábola del Buen Samaritano -que se ha proclamado en las Lecturas- y a preguntarnos quién es nuestro prójimo y quiénes son los más humildes, los que más necesitan de nuestro amor. Nuestro Obispo nos invita a «imitar a San Juan de Dios, amando a Dios y amando al prójimo. Y hacer el Bien que es algo que podemos hacer todos».

 

 

 

Juan Ciudad Duarte, San Juan de Dios, nació en Portugal en 1495, trasladándose a España cuando era niño. Fue pastor, soldado, albañil, librero y se mostró siempre profundamente interesado por los problemas sociales y de la salud.

 

Su conversión religiosa y su apasionada opción por los más pobres le llevó a ser considerado como un loco, por lo que fue trasladado al Hospital Real de Granada, en el que experimentó en su propia carne el cruel trato que recibían los enfermos.

 

Allí pasó de la condición de “internado” a la colaborar como voluntario en las tareas del Hospital al servicio de los enfermos. Fue entonces cuando nació su vocación de servicio a los pobres que se encuentran en condiciones de máxima marginación, carentes incluso de salud física y mental.

 

Entre 1538-39 fundó en Granada su primer hospital. Un hospital verdaderamente revolucionario para su época, no sólo por el trato que recibían los enfermos sino también por la idea de disponer a los pacientes separados en atención al tipo de enfermedad que sufrían y por destinar una cama para cada enfermo, algo impensable para aquel entonces.

 

Esto fue tan solo el inicio de toda una vida dedicada a los enfermos y los excluidos socialmente, que le llevó a fundar la Orden de Hermanos Hospitalarios, Hermanos de San Juan de Dios.

 

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios se estableció en la ciudad de Palencia el año 1594... y desde entonces, todos los palentinos tenemos que dar gracias por el ejemplo de San Juan de Dios, y por el bien que la Orden ha hecho y sigue haciendo en nuestra Iglesia palentina: Atender a los más pobres de todos los pobres es una gracia y a la vez un ejemplo a seguir.