Sábado, 21 de Octubre de 2017
  •  

     

     

     

    Catedral

  • Colegiata de San Miguel
    Aguilar

    Barrio Santa María

    Colmenares de Ojeda

  •  

     

    Virgen del Brezo

     

    Pisón de Castrejón

  • Iglesia de Santiago
    Carrión

    Virgen del Valle

    Virgen Blanca
    Villalcazar de Sirga

  •  

     

    El Cristo del Otero

     

    Iglesia de San Miguel

Transparencia - Desmontando mitos

Sabemos que existen muchos tópicos sobre la Iglesia, la labor que desarrolla, su financiación... A veces a los católicos nos cuesta contestar y argumentar correctamente sobre comentarios que escuchamos en el día a día, en nuestra vida cotidiana a personas cercanas a nosotros. Hay que desmontar muchos mitos.

 

 

¿Cuántas veces has oído decir que la muralla china se puede ver desde la luna? Pues siento decirte una cosa... no se ve. Es solo una de tantas creencias populares que son falsas...

 

¿Quieres escuchar otra? “El Estado Español paga cada año miles de millones de euros a la Iglesia Católica”. Pues nada más lejos de la realidad. La Iglesia recibe del Estado la cantidad de dinero que los contribuyentes deciden libremente al marcar la casilla a favor de la Iglesia en su Declaración de la Renta. Algo más de 250 millones de euros en 2015.

 

Es un ejercicio voluntario de cada contribuyente, que decide destinar el 0,7 % de sus impuestos a ese fin. Y libre, pues puede marcar la casilla de otros fines sociales, las dos si lo prefiere. O incluso ninguna de ellas.

 

Hay quien dice que “la Iglesia recibe 11.000 millones de euros al año”. Otros, que son 13.000 millones. La verdad es que hay personas que suman todo lo que encuentran, llegando a una cifra, que no es un dato real. Porque la Iglesia presta muchos servicios a la sociedad en materia sanitaria, educativa, social... y el Estado colabora económicamente en algunos de estos proyectos, que nos benefician a todos y que son derechos demandados por la sociedad y los ciudadanos.

 

¿Verdad que has escuchado alguna vez que a los ratones les encanta el queso? Pues lo cierto es que prefieren alimentos con azúcar o la fruta. Esa es una creencia tan errónea como pensar que “la Iglesia católica es la única que no paga el IBI”... Ni las onegés, ni otras asociaciones, fundaciones, instituciones ni las otras confesiones pagan el IBI. Eso es así por la Ley de Mecenazgo que se aprobó en 2002.

 

Esta Ley reconoce que hay multitud de asociaciones, instituciones, o fundaciones que realizan una gran labor que beneficia a toda la sociedad y de esta manera, el Estado las apoya no cobrando el IBI.

 

Como ves, la Iglesia no tiene ningún privilegio. No hay ningún régimen especial, único o distinto para la Iglesia.

 

¿Y si te digo que los gatos siempre caen de pie? Estaría faltando a la verdad... Como aquellos que dicen que “solo el 2% del dinero de la Iglesia va a parar a Cáritas...”.

 

Porque para entendernos, Cáritas y la Iglesia son lo mismo. Y cerca del 65% del dinero de Cáritas, procede de la Iglesia que formamos todos los católicos; con nuestras colectas en las parroquias, donativos, suscripciones... Es decir, que la financiación de Cáritas procede en gran medida de los bolsillos de los católicos

 

Seguro que has oído que Albert Einstein suspendió matemáticas cuando era joven... una afirmación tan falsa como decir que “todo el dinero de la X a favor de la Iglesia va a parar a los curas”...

 

Es La Conferencia Episcopal la que recibe el dinero que los contribuyentes asignan libremente a la Iglesia. Y es la encargada de repartirlo solidariamente entre las 70 diócesis españolas, según sus necesidades, para desarrollar sus actividades: La acción evangelizadora y misionera / La celebración de los Sacramentos / El mantenimiento y restauración de las parroquias y templos / El sostenimiento de los sacerdotes / La inmensa labor caritativa, social y cultural.

 

Porque allí donde hay necesidad, allí está siempre la Iglesia. Somos los católicos los que tenemos la responsabilidad de mostrar el verdadero rostro de la Iglesia y todo el bien que se hace por los demás. Siempre con datos contrastados.

 

Por eso, si tienes dudas, pregunta en tu parroquia o entra en www.portantos.es