Jueves, 01 Agosto 2019 11:15

Celebrando la Palabra - XIX Domingo Tiempo Ordinario (11 de agosto)

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Material para el Animador de la Palabra.

Celebración del XIX Domingo del Tiempo Ordinario. 11 de agosto de 2019.

Descargar

 

 

1. AMBIENTACIÓN

 

Podemos colocar delante del altar una de estas frases: “La fe ilumina y orienta” o “La fe abre horizontes”

 

2. RITOS INICIALES

 

Monición. Bienvenidos a la celebración cristiana. No es ninguna contradicción que el Señor nos pida estar despiertos y vigilantes en medio de este tiempo general de vacaciones, porque hemos de vivir siempre con altura de miras y dignidad.

En todo momento hemos de cultivar la honestidad y cumplir con el apasionante y duro oficio de ser personas. Además, Dios es el amigo que llega sin avisar; y aunque lo hace porque tiene mucha confianza con nosotros, sería una pena grande no estar preparados para la visita....

Canto

Saludo. Hermanas y hermanos, bendigamos al Señor con una vida despierta y atenta.

Acto penitencial

Por las veces que nuestro corazón está lejos de tu Evangelio, Señor, ten piedad.

Por las veces que andamos aletargados o dormidos, Señor, ten piedad.

Por las veces que nos seguimos tus llamadas y evadimos nuestros compromisos, Señor, ten piedad.

Gloria

Oración. Dios bueno, a quien podemos llamar Padre y Madre, haz que sintamos siempre tu ternura y tu compañía, para que, amándote con todo nuestro ser, aprendamos a amar a los hermanos, y un día celebremos todos juntos la fiesta en tu Casa de Amor. Por J. N: S.

 

3. LITURGIA DE LA PALABRA

 

Monición a las lecturas. El libro de la Sabiduría evoca la promesa liberadora de Dios y cómo cumple siempre su palabra.

La carta a los hebreos ensalza el valor de la fe como una gran motivación. La fe ayudó poderosamente a los creyentes del pasado y también nos estimula actualmente para andar con dignidad.

El Evangelio nos invita a vivir con atención y responsabilidad.

Lecturas. Sb 18, 6-9. Salmo o canto. Hb11,1-2. 8-19. Aclamación. Lc 12,32-48. (Breve silencio

Comentario Homilético. En Jesús y en su mensaje hay muchos valores y testimonios. Entre ellos, siempre me ha llamado la atención la llamada que nos hace a vivir atentos y vigilantes. Me doy cuenta que es un rasgo sobresaliente en Jesús.

Leyendo atentamente el Evangelio, nos damos cuenta que a Él no se le ve nunca despistado o distraído. Sus rivales, que muchas veces lo intentan, quedan siempre desarmados ante la certeza y las respuestas geniales que salen de su interior. Jesús reacciona adecuadamente en cada situación, porque tiene una gran vida interior, está repleto de vida espiritual.

Ciertamente que, la atención y la vigilancia son valores muy importantes... ¿Qué se pude esperar de un creyente descuidado, que no cumple con su deber ni testimonia con sus actos la fe en Jesús? Las personas atentas viven con intensidad y responsabilidad.

Sin embargo, todos corremos el riesgo de abandonarnos si no cultivamos la fe con esmero y con delicadeza. Quien la cultiva, experimenta que es una motivación extraordinaria y que proporciona cantidad de recursos. Por la fe muchos creyentes han llegado a compromisos heroicos. Nosotros mismos somos testigos del empuje que tiene la fe.

Los cristianos hemos de vivir siempre como hijos de la luz, no despistados... Dejar pasar oportunidades, perder el tren de la historia personal o colectiva, vivir como ausentes o pasivos es un antitestimonio.

Los seguidores del Maestro, debemos de sobresalir, como Él, en lucidez y coraje, contagiando fuerza y regalando luz para ayudar a llevar con dignidad la vida de las comunidades. Si vivimos atentos podemos aportar mucho dinamismo y evangélico a nuestra sociedad. (silencio de interiorización)

Credo

Oración de los fieles

Por la Iglesia, para que sorprenda por su misión arriesgada y valiente, roguemos al Señor.

Por todos los pueblos de la tierra, para que avancen en justicia y cooperación, roguemos la Señor.

Para que seamos cristianos despiertos, atentos y con mucha vida interior, roguemos al Señor.

Por cuantos disfrutan de sus vacaciones, para que regresen a sus casas llenos de paz y energía, roguemos al Señor.

Por quienes no pueden tener vacaciones y por quienes no pueden vivir dignamente, roguemos al Señor.

Por quienes sufren la frustración del desempleo, para que encuentren apoyo y trabajo, roguemos al Señor.

Por todos nosotros, para que seamos diligentes y responsables en todos nuestros quehaceres, roguemos al Señor.

 

4. RITO DE LA COMUNIÓN

 

Monición. Jesús fue una persona atenta, despierta, crítica. Nunca lo cogieron des despistado. Por eso, recomienda estar con las lámparas encendidas y en vela. Los que comulgamos con Él hemos de ser hijos de la luz.

Canto

Introducción al Padre nuestro

Padre santo, es justo que te demos gracias
por la fe que nos llena de luz y de color.
Tenemos muchos motivos para estar contentos.

Resuenan en nosotros tus llamadas y tus promesas
y hasta tu aplauso cuando nos encuentras atentos y en vela.

Por la fe muchos cristianos eligen ser pobres,
limpian el corazón lo más que pueden,
trabajan la reconciliación, la paz y la justicia,
son rostro y manos de misericordia.

Por la fe muchos se convierten y ortos encuentran su ideal,
la fe nos pide ser verdaderamente cristianos,
portadores de la mística que regala el Evangelio,
símbolos y alternativa de fraternidad.

Padre santo, por la fe te conocemos mejor.
Y nos unimos a todas y todos los creyentes del mundo y te decimos: Padre nuestro...

Gesto de la paz

Distribución de la comunión: Canto

Acción de gracias. (espontaneo). Se pide a la asamblea que exprese su agradecimiento.

 

5. RITO DE CONCLUSIÓN

 

Compromiso. Vivir despiertos y atentos.

Bendición

Monición final. Los cristianos tenemos mucho que aprender de Jesús. Él, por su fuerte vinculación con el Padre es una persona lúcida, valiente y fiel.

Dichosos nosotros si vivimos atentos y centrados: seremos un manantial de Evangelio para quien quiera escucharnos. FELIZ Y SANTA SEMANA PARA TODAS Y TODOS.

Canto final y despedida

Visto 391 veces Modificado por última vez en Jueves, 01 Agosto 2019 11:21

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail