Jueves, 02 Mayo 2024 12:46

Celebrando la Palabra - VI Domingo de Pascua - (5 de mayo)

Valora este artículo
(4 votos)

Material para el Animador de la Palabra.

Celebración del Sexto Domingo de Pascua. Ciclo B. 5 de mayo de 2024.

Descargar

 

 

1 AMBIENTACIÓN

 

Podemos colocar un cartel con una de estas frases: “Dios no hace distinciones” o, “Dios nos amó primero”.

 

 

2 RITOS INICIALES

 

Monición de entrada. Hermanas y hermanos, nos reunimos en el nombre del Señor que nos quiere con un desinterés total. Él se ha hecho visible y palpable en Jesucristo para enseñarnos la manera de ser felices y, así lleguemos a gozar de alegría en plenitud y libertad plena.

Sin embargo, la realidad cotidiana es, a menudo, difícil y hasta traumática. No solo están presentes las enfermedades y las “pandemias” sino también los conflictos sociales: familiares, vecinales, relaciones de todo tipo que producen sufrimiento. También eso ocurría en las primeras comunidades cristianas... El ideal es vivir en fraternidad e igualdad, para ello se nos ha dado un consejo fundamental: que nos amemos como Dios y Jesús nos aman.

Con este deseo y compromiso, comenzamos esta celebración.

Canto

Saludo. Alegraos, Hermanas y hermanos. Dios es Amor. Bendigamos al Señor que nos amó primero.

Acto penitencial

Tú que nos quieres día y noche, Señor, ten piedad.

Tú que te entregaste por nosotros, Cristo, ten piedad.

Tú que nos socorres en nuestra debilidad, Señor, ten piedad.

Gloria

Oración

Dios Padre bondadoso, que nos acompañas y defiendes con el Espíritu de la Verdad y así reafirmas nuestra esperanza, ayúdanos a contagiar con la vida el impacto que nos proporciona la fe. Por J.N. S.

 

 

3. LITURGIA DE LA PALABRA

 

Monición a las lecturas. La Palabra nos recuerda hoy que Dios nos ha amado desde el principio. Es generoso con todos, no hace distinciones. Su Espíritu se siente feliz habitando en el corazón de las personas...

La mejor muestra que tenemos del cariño de Dios Padre, es Jesús. Él resume todo su mensaje y testimonio en un solo consejo: “Amaos como yo os he amado y permaneced en mi amor”.

Lecturas. Hch10,25-26.34-35.44-48. Salmo. 1Ju 4,7-10 Aclamación: ¡ALELUYA! Jn 15,9-17. Breve silencio.

Comentario homilético. Reunidos en torno a Jesús que es sacramento de solidaridad de entendimiento y de comunión; lo vivimos con gran sentimiento de Paz. Él es nuestra paz. Así se revela resucitado.

Sin embargo, cómo nos han dicho en la monición de entrada, la vida, también la de los bautizados en Cristo, es compleja; los conflictos y debates los tenemos hoy como los tenían en la primitiva comunidad. Cuando queremos encarnar la fe en lo social y en la cultura, no faltan problemas y tensiones. Para proceder con equilibrio se nos ha dado el Espíritu Santo que nos enseña y recuerda el mensaje de Jesús. Su presencia resulta decisiva para la buena marcha de la Iglesia.

Ojalá que contemos siempre con el Espíritu Santo que vino a nosotros con el bautismo y permanece en nuestra vida para siempre; si nos dejamos conducir por Él, nos veremos libres de muchas normas y tendremos más convicciones asumidas con libertad... Como hombres y mujeres bautizados en la Pascua del Cordero, con una responsabilidad y unos derechos, en una Iglesia compuesta principalmente por laicos que viven de la Pascua y para la Pascua, y esa vida y confesión nos hace reconocer la participación en la unción del Espíritu de Cristo, concediendo a cada bautizado y bautizada, participar del único sacerdocio: el de Cristo. Él, va mucho más lejos de lo que mandan las leyes o los mandamientos.

El Evangelio presenta mensajes de despedida. Jesús se va, pero garantiza su presencia por medio del Espíritu. Nos recuerda que somos seres habitados, morada de Dios. Y vuelve a mencionar la paz como un regalo. Y la paz que Él nos da es símbolo de su compañía: produce seguridad, aleja la cobardía y abre la esperanza. Por tanto, que no se encoja el corazón ni se acobarde.

En este domingo de Pascua, nuestra Iglesia recuerda de un modo especial a los enfermos, “Pascua del enfermo”. En este momento de la historia, cuando ya vemos como lejana “la pandemia”, podemos caer en la tentación de creer que ya paso todo. Tendemos a olvidarnos de lo que nos ha producido dolor; quizá sea una forma de supervivencia, pero no podemos olvidarnos de nuestra vulnerabilidad, de la fragilidad de la vida, lo fácil que es perder la salud, y con ella todos los proyectos. ¿Quién no ha sufrido alguna enfermedad en su familia o en uno mismo? Nadie está libre de padecer enfermedad. Los enfermos merecen toda nuestra atención: familiar, sanitaria, social, y espiritual. Ellos fueron uno de los colectivos preferidos del Jesús. En los enfermos desbordó especialmente su sensibilidad y sus signos de salvación. Silencio de interiorización

Credo

Oración de los fieles

Por la Iglesia, para que testimonie el amor de Dios en todas las culturas, roguemos al Señor

Para que la gente llegue a descubrir el mensaje de amor y de alegría que encierra el Evangelio, roguemos al Señor.

Por los enfermos y por todos los que sufren, para que la encuentren en la comunidad cristiana los apoyos espirituales y de solidaridad que haga más llevadero su dolor, roguemos al Señor

Por todos los que disfrutan de salud, para que la sepan apreciar como un don, cuidarla de forma responsable, cuidando a los demás, roguemos al Señor.

Por todos los que gastan su vida y sus conocimientos al servicio de los demás, para que su ejemplo sirva de estímulo a todos, roguemos al Señor.

Para que en esta comunidad cristiana estén siempre bien atendidos los enfermos, roguemos al Señor

 

 

4. RITO DE LA COMUNIÓN

 

Monición. Jesús nos ha elegido, se ha fijado en cada uno de nosotros, nos ama y nos alimenta para que demos frutos abundantes. Acerquémonos a la comunión para que nos ayude a poner en práctica el amor cómo Él.

Canto

Introducción al Padre nuestro

Te alabamos, Dios nuestro,
con todos los pueblos y criaturas de la tierra.

Te cantamos con todos los creyentes
porque riges el mundo con justicia y santidad
y nos orientas con rectitud y amor.

Esta comunidad te agradece que estés con nosotros,
que nos habites y nos eduques con tu Espíritu Santo.
Por Él nos enseñas y recuerdas lo fundamental,
nos purificas y haces digna la vida.

Hoy te damos gracias por la invitación a ser templos tuyos,
a ser, juntos, el altar vivo de la comunidad y del pueblo.

Recibe el culto de nuestra fraternidad trabajada,
el sacrificio de la entrega mantenida
y con ganas de avanzar a ritmo de Evangelio.

Enséñanos a ser libres
a dejarnos habitar por Ti,
siguiendo a Jesús, llenos del Espíritu,

Acogiendo la luz y regalando claridad
en nuestro vivir cotidiano.

Ayúdanos a vivir como Él.
a ser amigos por convicción y por generosidad.
como quien firma un cheque en blanco.

Poniendo en los labios nuestros mejores sentimientos,
te decimos con Jesús: Padre nuestro...

Gesto de la paz

Distribución de la comunión: canto

Acción de gracias.

Gracias, Dios alfarero, porque hiciste la amistad
y la cociste con el calor de tus manos.
Gracias porque pusiste a mi lado
la presencia afable del amigo.

Está junto a mí
haciendo de ribera a mis risas y a mis amarguras.
Él aprieta entre sus manos mis cinco dedos,
vacíos de abundancia y llenos de necesidad.

Con mi amigo vienes Tú, Señor,
convertido en vagabundo, en soñador, en hombre dolorido.

Sus párpados palmotean mis triunfos
y comprenden mis pecados.
su voz arrulla mis lágrimas
y censura cariñosamente mis descuidos.

Sin él, Señor, sin el amigo,
Tú te vas como quien no ha venido,
y el tiempo se queda sin agujas
y las madres sin corazón y las flores descoloridas.

Gracias, Dios del beso y de la carta,
del abrazo y de la presencia.
del secreto y de la confianza.

Porque Tú eres así, tenemos agua para nuestra sed,
pan para el hambre de todos,
pies para nuestros deseos.

Gracias, Señor, porque creaste el aliento del amigo
que da vida a nuestro barro de hombres...

E. Mazariegos

 

 

5. RITO DE CONCLUSIÓN

 

Compromiso. Amor cristiano con hechos concretos.

Oración después de la comunión. se toma del misal.

Bendición

Monición final. La gran señal de que seguimos a Jesús y el gran testimonio creíble es que amamos como Dios nos aconseja. En este sentido, una obra, un gesto vale más que mil palabras. Éstos son los que verdaderamente convencen y arrastran. Salgamos a la vida dispuestos a derramar amor y servicio. Que los más desfavorecidos estén entre nuestros preferidos. El Señor nos ayuda.

Canto final y despedida.

Visto 7092 veces Modificado por última vez en Jueves, 02 Mayo 2024 12:51

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail

Buscar