Jueves, 21 Marzo 2019 11:50

III Domingo de Cuaresma. 24 de marzo de 2019

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

CREAR FUTURO es la propuesta y el compromiso que para este tercer domingo de cuaresma nos ofrece nuestra diócesis.

Con frecuencia el problema del mal, las desgracias colectivas o personales, las dificultades y problemas de la vida nos llevan a cuestionar la bondad de Dios. De ahí, al pesimismo y al pasotismo queda muy poco trecho. Todo está mal, no se puede hacer nada, la culpa es de todos e incluso de Dios, y por lo tanto nada podemos hacer, es un discurso que con frecuencia sale de nuestros labios. En este escenario se sitúa el evangelio. Un escenario de siempre, constante y permanente en nuestra historia.

¿Cuál es la respuesta de Jesús ante el problema del mal y de los males que padecemos? ¿Es suficiente la propuesta humana de castigo por la culpa cometida? El evangelio nos abre el corazón y la mirada a una nueva visión. El salmo responsorial tiene la respuesta: Dios es compasivo y misericordioso. La higuera que no da fruto, símbolo de una existencia satisfecha pero absolutamente vacía, tendrá la oportunidad de no ser cortada, de ser cuidada, regada y abonada por la misericordia de Dios. La posibilidad de cambiar y de dar fruto de nuevo es la oportunidad del Padre que sigue confiando en nosotros, sus hijos. Nos alienta a dar fruto, a no ser pesimistas ni pasotas, y por lo tanto a seguir creando futuro en nuestras comunidades cristianas, tantas veces estériles y pesimistas.

Pidamos en este domingo, a mitad de la cuaresma, que no retardemos nuestra conversión, que volvamos a él. Que apoyándonos en las prácticas cuaresmales busquemos dar fruto con las prácticas cuaresmales.

Comentario: José María de Valles
Delegado Diocesano de Liturgia

 

 

Éx 3, 1-8a. 13-15. “Yo soy” me envía a vosotros.

Sal 102. El Señor es compasivo y misericordioso.

1 Cor 10, 1-6. 10-12. La vida del pueblo con Moisés en el desierto fue escrita para escarmiento nuestro.

Lc 13, 1-9. Si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.

 

 

En aquel momento se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre había mezclado Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús respondió: «¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos porque han padecido todo esto? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. O aquellos dieciocho sobre los que cayó la torre en Siloé y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera».

Y les dijo esta parábola: «Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: “Ya ves, tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a perjudicar el terreno?”. Pero el viñador respondió: “Señor, déjala todavía este año y mientras tanto yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto en adelante. Si no, la puedes cortar”».

 

Visto 489 veces Modificado por última vez en Jueves, 21 Marzo 2019 12:00

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail