"Tiempo de cuidar, tiempo de crear". Programación Diocesana 2020-2021

Ya tenemos en nuestras manos la Programación Pastoral Diocesana para el curso 2020-2021. Una programación que lleva por título “TIEMPO DE CUIDAR, TIEMPO DE CREAR”.

Esta Programación incluye la propuesta que llega desde el Centro Diocesano de Formación y el Calendario Diocesano para este curso.

Descargar Programación

 

 

PALABRAS DEL OBISPO

 

Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Todavía afectados por el coronavirus y sus rebrotes y secuelas, deseo presentaros la programación pastoral para el curso 2020-2021.

Es una programación que ha sido realizada después de una evaluación de la programación del curso anterior, que no ha podido hacerse plenamente por las circunstancias de todos conocidas, y este año sólo ha podido verse y aprobarse en el Consejo de Gobierno y en las Permanentes del Consejo Presbiteral y del Consejo Pastoral Diocesano.

Esta Programación, realizada en un clima sinodal, tiene un lema que recoge el ánimo que debe presidir todos nuestros pensamientos, actitudes y acciones. El lema es TIEMPO DE CUIDAR, TIEMPO DE CREAR.

Este lema me recuerda dos poemas. Uno del libro del Eclesiastés, 3,1-4:

“Todo tiene su momento,
y cada cosa su tiempo bajo el cielo:
tiempo de nacer, tiempo morir;
tiempo de plantar, tiempo de arrancar;
tiempo de matar, tiempo de sanar;
tiempo de destruir, tiempo de construir ...”.

El tiempo de cuidar, en y después de la pandemia, requiere responsabilidad de todos para cuidar la propia persona, la familia, la comunidad cristiana, la sociedad y la casa común (Laudato si). Cuidar es vigilar, es tener esmero, es guardar, es custodiar, es preocuparse, es tener buenas manos. Es hacer lo que hace Dios con su pueblo en el A.T. (Ez 34, 11-16; Os 11, 1-4), y el Buen Samaritano, Jesucristo, con todos. La programación señala aspectos que debemos cuidar en nuestra vida cristiana y en nuestra pastoral, sin olvidar otros. (Lc 10, 30-37)

El otro poema es de A. Machado, en Proverbios y Cantares, XXXVII, 37 y dice así:

¿Dices que nada se crea?
No te importe; con el barro
de la tierra, haz una copa
para que beba tu hermano.

Referido a nuestra programación este poema nos interroga y llama a la responsabilidad de todos. No vale esa postura de “¿Y qué vamos a hacer?” “Yo no sé”,” nosotros no sabemos”, “no valemos, somos mayores” No nos llama a la inactividad, a la conformidad -siempre se ha hecho así-, sino a la actividad, desde la humildad y la caridad, como desde la creatividad. Ayudar a Dios a crear todas las cosas nuevas (Ap. 21,5), desde el hombre nuevo, que es Cristo (GS, 22), y movidos por el Espíritu que renueva y repuebla la faz de la tierra (Salmo 104, 30). Y hacerlo con las manos, con ternura, desde la cercanía, sin delegar en nadie, con la unión de todos.

Os animo como obispo a ser alfareros, a emplear nuestro tiempo en cuidar, a manchar las manos con el barro, al compromiso de todos y con todos; por lo menos debemos intentarlo contando con la ayuda del Señor.

Palencia, 8 de septiembre de 2020, festividad de la Natividad de la Virgen María.

+ Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia.

 

 

El lema:

TIEMPO DE CUIDAR, TIEMPO DE CREAR

 

La palabra TIEMPO (reloj). el tiempo creador, tiempo oportuno, la ocasión temporal especialmente propicia para algo que va a ocurrir (cerca de las 12...) El tiempo eje: Karl Jaspers hablaba de este concepto refiriéndose a momentos clave de la historia que han marcado un antes y un después... ¿La pandemia está provocando, junto con otros acontecimientos últimos..., una nueva era?

CUIDAR: cuidado de las personas, de las cosas, de la naturaleza, de las relaciones, en el marco de la encíclica Laudato si... Reconocer el trabajo de tantas mujeres que ha sido su trabajo fundamental y que asumimos como una actitud fundamental para todos en estos tiempos.

CREAR: somos seres creados por amor, invitados a ser co-creadores; vulnerables y limitados pero capacitados para ser creadores con el Creador. Generar, iniciar, hacer surgir... toda una dinámica esperanzadora... El cesto aún está por terminar ... El título es un juego de letras y tiene mucho de crear e imaginar.

 

 

PROGRAMACIÓN DIOCESANA

 

Empezamos el cuarto curso del Plan Pastoral Diocesano, que lleva como título general La alegría de CREER y CREAR en esta tierra de Palencia, “para invitar a los cristianos a una nueva etapa evangelizadora marcada por la alegría e indicar caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años”, (EG1). En cada curso, con nuestras limitaciones y fortalezas, hemos ido afrontando etapas del itinerario: “contigo, con otros, con pasión”; “acoger, vivir, ser regalo”; “caminando y cantando melodías de vida y esperanza”.

Desde el principio apostamos por un Plan Pastoral, como un camino abierto y dinámico, en continuo crecimiento, que cuenta con todas y todos, que se completa, se matiza, se amplía con nuevos aprendizajes y aportaciones y como un mapa y un modo comunitario de caminar y así ir buscando juntos los senderos que el espíritu sigue trazando a la Iglesia de Palencia. Es tiempo de cuidar y de crear.

Somos conscientes que vivimos en contextos de profundas y aceleradas transformaciones, que nos provocan preguntas complejas en el corazón, en el seguimiento de Jesús y en nuestra tarea como Iglesia Diocesana: las sociales, rápidas y hondas transformaciones económicas, demográficas, culturales; el final de un ciclo en la manera de vivir la dimensión religiosa y de ser iglesia en la sociedad; el momento de creatividad pastoral sobre cómo mantener vivas e ilusionadas nuestras comunidades y cómo transmitir la experiencia de fe a las siguientes generaciones; la situación que estamos viviendo de pandemia aquí y en todos los rincones de la humanidad...

Este contexto y las aportaciones realizadas desde los distintos dinamismos diocesanos nos llevan a plantear como eje integrador y dinamizador de la programación:

 

La cultura del cuidado,

como “modo de ser” en el mundo,
en la sociedad, en la Iglesia.

“Nuestro planeta es un regalo de Dios, pero sabemos también que vivimos la urgencia de actuar frente a una crisis socio-ambiental sin precedentes... Hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo, que vale la pena ser buenos y honestos... Una cultura del cuidado que impregne toda la sociedad” (Documento Sínodo Amazonía 66, LS 229. 231).

 

Cultura que brota y se alimenta de la conciencia y el reto de una “ecología integral”.

“La ecología integral tiene su fundamento en el hecho de que «todo está conectado». Por ello ecología y justicia social están intrínsecamente unidos” (Sínodo Amazonia 66).

Cultura que reclama y, a la vez, viene urgida por la necesidad de revisar y renovar los “estilos de vida”: sencillez, cotidianeidad, cercanía, solidaridad, compasión, ternura, responsabilidad... cultura del diálogo, el encuentro y la compañía.

“Toda pretensión de cuidar y mejorar el mundo supone cambios profundos en los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo, las estructuras consolidadas de poder que rigen hoy la sociedad” (LS 5).

Cultura que pone en valor y es reclamada por el pe-so y la necesidad de “relaciones personales y el fortalecimiento de lo comunitario”. Importancia de la vecindad y la pertenencia, generar vínculos y tejer relaciones... Sensibilidad e implicación en lo público, lo común, lo de todos... Iglesia-comunidad, sentido de familia, sinodalidad, rostro de comunidad...

“No basta con tener las estructuras si en ellas no se desarrollan relaciones auténticas; de hecho, lo que evangeliza es la calidad de las relaciones” (Documento Sínodo Jóvenes 128).

 

Este “tiempo de cuidar y de crear” necesita potenciar la “opción misionera”, que ya venimos desarrollando desde hace tiempo en nuestra diócesis, y acentuar algunas actitudes. Dos objetivos generales orientan nuestro caminar y enmarcan nuestra tarea. Como consecuencia de todo ello nos proponemos unos objetivos específicos para desplegar dinámicas y acciones en la vida diocesana.

 

 

CLAVE

 

"OPCIÓN MISIONERA": presencia, salida, espiritualidad.

Salir al encuentro...

- de la sociedad y la nueva cultura (diálogo fe-cultura);

- de nuestro pueblo, creyente, no creyente, en su fragilidad e indiferencia, en situación de despoblación y envejecimiento, en transformación de estructuras y modos de vida; - de familias, niños, jóvenes, mujeres, mayores...;

- de los heridos por la vida: enfermos, emigrantes, perdedores de la crisis ...

- de los viejos y nuevos problemas: ecología, crisis económica, pobreza y exclusión, emigración, mujer e igualdad...

Salir y encontrarse para descubrir y acoger, para valorar y aprender, para atender y sanar, para contar la experiencia del encuentro con Jesús de Nazaret y sentir toda su fuerza humanizadora... con entusiasmo, con convencimiento y audacia, poniendo rostro a la misericordia.

 

 

ACTITUDES

 

MIRADA ATENTA y ESCUCHA DE LA REALIDAD

Ofreciendo "el vino nuevo en odres nuevos". Con una actitud creativa tanto en lenguajes como en con-tenidos, para poder festejar, fructificar y hacer creíble la alegría del Evangelio y todo su proyecto bienaventurado para el mundo. Esto nos aportará realismo y sabiduría, complementariedad y mayor acierto, protagonismo compartido y sentido comunitario.

CULTIVANDO LA MISERICORDIA y CUIDANDO A LAS PERSONAS

Una Iglesia "tienda del encuentro" y "hospital de campaña", de puertas y ventanas abiertas a todas aquellas personas que quieran entrar y salir con la absoluta libertad de los Hijos de Dios. Generando climas relacionales acogedores en los que cada uno pueda sentirse "en casa".

 

 

OBJETIVOS GENERALES

 

1. Asumir y practicar la “cultura del cuidado” de las personas, de los más excluidos y vulnerables, del pueblo/barrio y las comunidades, de la casa común y de la vida; acogiendo los signos de los tiempos, viviendo creativamente, acompañando procesos, sumando esfuerzos con otros colectivos, apoyando iniciativas ciudadanas, denunciando situaciones, aportando sentido, cultivando estilos de vida saludables, siendo cuidadores y cuidados.

2. Cuidar y cultivar un rostro de Iglesia-comunidad-parroquia que se configura y se muestra como “tienda del encuentro” y “hospital de campaña”, que acoge y genera vínculos, cuida la calidad de las relaciones, cura a los heridos, favorece las dinámicas comunitarias, vive la corresponsabilidad, habita en las realidades de nuestros pueblos y ciudades, está presente en los espacios comunes del pueblo/barrio, apoya las apuestas de humanización.

 

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 

SOMOS UNA FAMILIA

 

1. Iniciar y consolidar procesos de formación y acompañamiento con los agentes de pastoral, responsables y animadores de las comunidades.

  • A través del contacto personal, presencia, convocatoria …
  • Asumiendo responsabilidades en los distintos espacios diocesanos.
  • Creando cauces o aprovechando los que existen.

Responsables: Vicaria de Pastoral, Delegaciones, Delegados de Zona

 

2. Cuidar y programar los espacios y dinámicas de participación comunitaria: consejos pastorales, asambleas y encuentros. (Dentro de las posibilidades)

Responsables: Vicaria de Pastoral, Delegaciones, Agentes de Pastoral

 

3. Compartir experiencias y buenas prácticas sobre el trabajo de laic@s en consejos y dinamismos diocesanos.

  • A través de talleres, mesas redondas, entrevistas…

Responsables: Centro Diocesano de Formación, Consejos Pastorales de Zona

 

4. Realizar en cada unidad y/o zona pastoral una acción de participación en la vida del pueblo/barrio, con los vecinos o colectivos y asociaciones ciudadanas.

  • En torno a un tema social /cultural/económico/

Responsables: Todos

 

5. Elaborar el proyecto de la celebración de los 700 años de la catedral de Palencia como “la casa de todos”.

Responsables: Comisión 700

 

EN LA ESCUELA DE JESÚS

 

6. Conocer las conclusiones y la propuesta de trabajo del Congreso de Laicos.

Responsables: Apostolado Seglar

 

7. Presentar las conclusiones de la reflexión diocesana sobre la Iniciación Cristiana y sus propuestas operativas.

Responsables: Sector de la Palabra

 

8. Realizar una propuesta educativa (planteamientos, recursos, dinámicas) para trabajar la conciencia ecosocial con los niños, adolescentes y adultos desde la encíclica de Laudato si.

Responsables: Sectores de la Palabra y Caritativo Social

 

9. Proponer la Acción Católica General y Especializada y la metodología y estilo de la revisión de vida a las parroquias y unidades pastorales como proceso para niños, jóvenes y adultos.

Responsables: Coordinadora de Acción Católica. ACG.

 

10. Elaborar y presentar el proyecto de pastoral con jóvenes y pastoral vocacional.

Responsables: Pastoral con Jóvenes, Pastoral Vocacional, Pastoral Universitaria

 

11. Realizar el foro de jóvenes (jóvenes y ambientes, lectura creyente, propuestas operativas).

Responsables: Pastoral con Jóvenes, Pastoral Vocacional, Pastoral Universitaria

 

QUE CONTAGIA EL AMOR DE DIOS

 

12. Generar gestos solidarios ante las consecuencias sociales y económicas de la pandemia del covid-19 en nuestra sociedad:

  • Con la Delegación Caritativo-social
  • Creando conciencia en la diócesis y sociedad palentina
  • Compartiendo e implicándose en las diversas campañas
  • Informando sobre la fundación Buen Samaritano y el fondo de solidaridad

Responsables: Delegación Caritativo y Social. Todos

 

13. Ir dando pasos en la coordinación del voluntariado de nuestra diócesis

Responsables: Delegación Caritativo y Social. Todos

 

14. Iniciar el proyecto MODA-RE dirigido a favorecer la integración social, poniendo en valor la importancia de re-coger, re-utilizar o re-ciclar ropa, para re-construir, re-iniciar y re-emplear.

Responsables: Cáritas

 

15. Proponer alternativas de estilos de vida que surgen de la conversión ecológica: banca ética, consumo responsable y local, comercio justo, transporte responsable, energías renovables …

Responsables: Centro Diocesano de Formación

 

Y CELEBRA EL ENCUENTRO

 

16. Potenciar experiencias para despertar y educar en la interioridad.

  • Programando y realizando en las parroquias espacios y momentos concretos de este tipo de celebración y oración donde se potencia el silencio, la música y la Palabra.
  • Compartir experiencias a través de un foro y/o mesa redonda.

Responsables: Delegación de Liturgia y Espiritualidad. Otros grupos de la Diócesis.

 

17. Seguir acompañando equipos de Animación de la Palabra en las unidades y zonas pastorales.

Responsables: Delegación de Liturgia y Espiritualidad. Otros grupos de la Diócesis.

 

18. Incluir en los materiales diocesanos que se comparten para los tiempos fuertes experiencias y reflexiones en torno a la ecología integral, testimonios sobre la pandemia, la sinodalidad y la misión de los laicos.

Responsables: Delegación de Liturgia y Espiritualidad. Otros grupos de la Diócesis.

 

 

- Esta programación se hará realidad de forma flexible, adaptándola a la situación de la pandemia, a las normativas sanitarias, a la situación de nuestras comunidades, y se desarrollará en escenarios presenciales y/o virtuales, según las personas, los grupos y los procesos.

- Seguiremos trabajando propuestas que el curso pasado quedaron pendientes, aunque no aparezcan en esta programación.

- Será necesario formarnos en las nuevas tecnologías para seguir cuidándonos y cuidar a los demás y compartir recursos en el hacer pastoral.

- Gesto diocesano: Durante el curso realizaremos un gesto diocesano, en sintonía con la programación, como expresión eclesial de lo que vamos viviendo en el curso.

 

 

 

 

CENTRO DIOCESANO DE FORMACIÓN 2020 - 2021

 

La propuesta que hacemos este curso está en la línea de lo que vamos realizando en los años previos y siempre en conexión con el planteamiento del Centro y las revisiones anuales que los dinamismos diocesanos han ido realizando.

Este curso mantenemos algunos contenidos del año anterior que no fue posible abordar. Y añadimos cuestiones que surgen de la situación de pandemia y que es necesario afrontar. También ofrecemos un curso sobre la “Ecología Integral” y tendremos en cuenta la Encíclica que el Papa Francisco presentará en próximas fechas.

Cuidaremos la dinámica de formatos presenciales y virtuales, para facilitar a todos los que lo deseen ac-ceder a las charlas y talleres. Todo ello a través de la página web de la diócesis.

 

MIRAR con OTROS OJOS. LECTURA CREYENTE DE LA REALIDAD

Se realizarán tanto en la ciudad como en el resto de las zonas pastorales de la diócesis que lo demanden.

Somos lo que comemos.

Covid-19: distintos temas relacionados con el virus. Consecuencias psicológicas de la pandemia, (angustia, ansiedad...)

Relaciones sociales

Resiliencia

...

Renta Mínima, Banca Ética.

 

CURSO de FORMACIÓN: “Hacia una ecología integral desde la Laudato Si”

Teniendo como base la encíclica Laudato si, se pretende realizar una reflexión en torno a la “ecología integral” desde las diversas perspectivas planteadas en la encíclica, que en el contexto actual toman una dimensión más amplia en la vida social, medioambiental y eclesial.

 

JORNADA DIOCESANA de FORMACIÓN: 20 - 27 de febrero. Sábado

Tema: Aún por definir. Pero tendrá en cuenta las conclusiones del Congreso de Laicos, la Iniciación Cristiana y el Estudio de la Población palentina de 30 a 55 años.

Nos ayudará a hacer una lectura pastoral D. José Luis Moral de la Parte. (Profesor de Teología Pastoral en la Universidad Salesiana de Roma)

 

CHARLAS en CUARESMA

Teniendo en cuenta la encíclica que sacará el Papa. “Todos somos hermanos”, dedicaremos tres días de charlas y mesa redonda para profundizar en ella y compartir experiencias.

 

Desde el Centro Diocesano de Formación y otros dinamismos diocesanos iremos compartiendo materiales para formación de grupos: en torno a la Laudato si y otros contenidos que veamos importantes.

Os recordamos así mismo que tenéis a vuestra disposición los talleres que otros años se han realiza-do en los encuentros diocesanos y que se pueden trabajar en vuestras zonas y unidades pastorales

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail