Mensajes y Homilías

+ Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia

¡Feliz Pascua, hermanos!

Hemos cantando en el salmo: Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo. Dad gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Cristo venció, nosotros venceremos. No estamos hechos para la muerte sino para la vida.

+ Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia

Gracias a todos los sacerdotes, por lo que sois y hacéis, por vuestro servicio diario al Pueblo de Dios. Por acudir a esta Misa Crismal, signo de comunión entre el presbiterio y del presbiterio con el Obispo, y del Obispo con vosotros. Gracias a los que nos han precedido por su entrega y servicio. Un recuerdo para los misioneros y para los que no han podido venir, particularmente los mayores y los enfermos.

+ Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia

Hermanos y hermanas: La primera lectura del hoy, del profeta Isaías nos invitaba a mirar; decía Mirad: mi siervo tendrá éxito, subirá y crecerá mucho. Como muchos se espantaron de él porque desfigurado no parecía hombre, ni tenía aspecto humano, así asombrará a muchos pueblos. Ante él los reyes cerrarán la boca, al ver algo inenarrable y comprender algo inaudito. (Isa. 52,13-14).

+ Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia

Con esta celebración del Jueves Santo en la Cena del Señor comenzamos el Triduo Sacro en honor de Jesucristo muerto, sepultado y resucitado. Y comenzamos haciendo memoria agradecida de lo que Jesús hizo el primer jueves santo, el día en que sentado a la mesa, celebrando con los suyos la Pascua de los judíos de la que nos hablaba la 1ª lectura, realizó la Pascua nueva, la de su paso al Padre, porque sabiendo que venía de Dios y a Dios volvía, se sentó a la mesa. La Pascua judía se celebraba comiendo la cena Pascual, con hierbas y cordero en familia; celebraban la liberación de Egipto. La Pascua de Jesús también celebramos comiendo al Cordero de Dios, al mismo Jesús, que sufrió la muerte en la cruz, como oveja llevada al matadero que nos libera del mal y de la muerte eterna, nos da la victoria y la vida nueva. No es un mero recuerdo; es una actualización, es volver a vivir lo que entonces sucedió. Se realiza lo que celebramos.

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail

Buscar