Cartas y Artículos

+ Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia

El pasado 11 de febrero celebramos la XXVIII Jornada Mundial del Enfermo. Es el día de la Virgen María en su advocación de Lourdes. Con motivo de esta Jornada los papas acostumbran a regalarnos un mensaje que nos interpela y nos llama no sólo a la oración, sino a la reflexión y a la acción. También la Conferencia Episcopal Española nos regala un mensaje. Podíamos resumirlos en «Venid a mi todos los que estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré» (Mt 11, 28). Y el de Conferencia en «Acompañar en la soledad». Me inspiro en un escrito de José Román Flecha.

+ Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia

Así reza el lema de este año de Manos Unidas. Manos unidas es una Asociación de la Iglesia Católica en España que pretende ayudar, promover y desarrollar a personas y grupos de los países más desfavorecidos o en vías de desarrollo. Es, además, una Organización No Gubernamental para el desarrollo, una ONGD, de voluntarios, sin ánimo de lucro, católica y seglar, es decir, llevada por laicos.

+ Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia

Del 18 al 25 de enero se celebra todos los años la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Esta semana creo que nos llama a orar por la unidad de los distintos grupos y confesiones cristianas, como católicos, ortodoxos, protestantes, coptos, anglicanos, evangélicos, y las distintas ramas que han surgido en cada confesión; orar por la unidad de la misma Iglesia católica, unidad en la fe, confesada y celebrada, y que debe ser expresada en una acción pastoral común, fruto del encuentro, de un trabajo y estilo sinodal; unidad en torno al papa Francisco, el que tiene como ministerio confirmar en la fe y en la caridad. Yo invito a orar por la unidad en la sociedad española, dentro de la libertad, por descontado, y el derecho a la diversidad, pero una diversidad que sea riqueza de la unidad, porque la unidad no tiene por qué ser monolítica, sino una unidad poliédrica, una unidad como en la familia.

+ Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia

Hoy es martes, y acaba de finalizar la votación de investidura en el Congreso de Diputados. Yo lo he seguido intermitentemente como un ciudadano más desde los medios de comunicación social, a ratos desde la televisión y a ratos desde la radio. Como muchos, porque lo he oído en los medios y en la calle, ha habido momentos en los que me he sentido mal. Me ofendían muchas palabras, pero más las actitudes y determinados gestos. Me ofendían los insultos, las acusaciones, los silencios, las descalificaciones personales, muchos aplausos y muchos levantamientos, olvidos, verdades a medias o mentiras enteras. He percibido, entre otras cosas, heridas infectadas, odio, anhelos de revancha. Me dolía más porque en estos días nos hemos deseado una feliz navidad y un feliz y próspero año nuevo. Y me preguntaba: ¿Esto es lo que todos queremos? ¿Esto es contribuir al bien de España, a una buena convivencia, construir futuro y bien común? ¿Este es el espíritu de la Constitución y de la transición? ¿Es este un ejemplo para todos los ciudadanos, para las nuevas generaciones, ejemplo de una sana convivencia? Considero, como ciudadano y creyente, que no.

+ Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia

La palabra es una de las maravillas que nos definen a los seres humanos; por medio de ella nos comunicamos, designamos las cosas, expresamos nuestros más profundos sentimientos; cuánto apreciamos una llamada de los padres, los hijos, los amigos... para ellos existimos, somos seres queridos. Pues para Dios también somos hijos amados, amigos, por eso nos habla de muchas maneras, sobre todo por su Hijo (Hbr 1, 1).

+ Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia

Me gusta seguir de cerca los viajes que el papa Francisco realiza tanto en el interior de Roma a Italia como, sobre todo, los que realiza a diversas naciones del mundo, casi siempre lejos de las pretendidas naciones cristianas. Así he seguido con atención el último viaje, el que realizó a Tailandia y a Japón, sus entrevistas y visitas significativas tanto con cristianos como con creyentes de otras religiones o tradiciones. Particularmente son interesantes sus discursos en Hiroshima. En el Memorial de la Paz de Hiroshima, “encrucijada de muerte y vida, de derrota y renacimiento, de sufrimiento y de piedad”, emitió un significativo mensaje que no podemos pasar por alto como dice José Román Flecha en su artículo en el Diario de León del pasado día 7 de diciembre y que ahora recojo.

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail