Seis nuevos mártires palentinos y dominicos

+ Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA. Obispo de Palencia

El pasado sábado, día 18, en la Catedral de Sevilla, fueron declarados Beatos 27 mártires dominicos; 25 eran frailes dominicos, un seglar dominico y una monja dominica. En ella participó, representando a nuestra Iglesia que peregrina en Palencia Mons. Javier del Rio, que fue sacerdote palentino, párroco de Dueñas, misionero en Bolivia y es Obispo emérito de Tarija (Bolivia), y que ahora reside en la Casa Sacerdotal Nuestra Señora de Lebanza.

Entre los frailes -fraile y hermano es lo mismo- dominicos había seis palentinos, hijos de esta Iglesia que peregrina en Palencia.

Quiero dedicar estas líneas a ellos para darlos a conocer, nos gloriemos con ellos y en ellos y para que los imitemos en su fidelidad a Jesucristo hasta la muerte

Uno de ellos era NATALIO CAMAZÓN JUNQUERA, sacerdote dominico, natural de CASTROMOCHO. Nació el 1 de diciembre de 1973, donde fue bautizado en su parroquia de San Esteban y confirmado por Mons. Apolinar Serrano, natural de Villarramiel y Obispo de La Habana (Cuba). Estudió en su pueblo latín con el párroco y fue al noviciado de los P.P. Dominicos en Corias (Asturias), donde profesó en 1889, pasando después a San Esteban en Salamanca. Ordenado sacerdote fue destinado a Almagro y, como padecía sordera y no podía confesar ni predicar, se dedicó a la administración de diversas revistas que publicaban los dominicos. Posteriormente fue destinado a Sevilla, donde ejerció de catequista, y a Cádiz. Fue martirizado a los 62 años.

Otro fue el sacerdote ANTONIO TRANCHO ANDRÉS, natural de BECERRIL DE CAMPOS. Nació el 9 de diciembre de 1900 y bautizado a los pocos días de nacer. Tomó el hábito de dominico en Almagro en 1917, donde profesó y realizó los estudios. Posteriormente fue enviado a San Esteban, Salamanca. Terminada su estancia en Salamanca fue enviado de nuevo a Almagro como profesor de apologética, teología moral y bibliotecario. Le dieron muerte a los 36 años de edad.

Otro mártir fue el sacerdote dominico JUAN AGUILAR DONIS. Nació en AMUSCO DE CAMPOS el 1 de junio de 1886, siendo bautizado en Amusco y, posteriormente confirmado por el Obispo Mons. Juan Lozano Torreira. Estudió las primeras letras en su pueblo y, después, en los jesuitas de Carrión de los Condes. A los 143 años entró en el colegio apostólico, una especie de seminario dominicano, en Zafra (Badajoz) donde completó las humanidades. En Zafra hizo el noviciado y profesó en 1902. En zafra estudió filosofía. Tuvo dos hermanos dominicos. Pasó a Almagro para completar los estudios. Después fue enviado a Jerez de la Frontera. Tenía dotes para la pintura y la música. Volvió a Almagro como profesor de humanidades, dibujo y música. En 1833 fue destinado a Almería donde se hizo cargo de la economía del convento. A partir de finales de julio de 1936 sufrió con su comunidad una despiada persecución. Estuvo refugiado hasta finales de agosto, cuando le detuvieron juntamente con el que le había dado hospitalidad, su esposa e hijo, estando varios días en la comisaría de Almería, sometido a tremendas torturas. En la noche del 2 al 3 de septiembre le sacaron de la comisaría y le llevaron a un lugar llamado La Lagarta o Pozo de Tabernas (Almería), donde le asesinaron. Tenía 50 años de edad.

JOSÉ GARRIDO FRANCÉS, sacerdote, nació en VILLAHERREROS el 11 de octubre de 1893, siendo bautizado el 15 del mismo mes. Era hijo de Gervasio, natural de Calahorra de Boedo, y Martina, de Villaherreros. Tomó el hábito de dominico en 1908, profesando en 1909. Fue ordenado presbítero en Ciudad Real en 1918. Después le vemos de profesor en Almagro. En 1923 fue a estudiar a Le Saulchoir, en Bélgica, y después a Friburgo, en Suiza, donde se doctoró en Teología. Vuelto a España fue socio del Maestreo de Novicios, Cronista de la Provincia y definidor para el Capítulo General. También ejerció de Archivero. Fue prior de Almagro y profesor de varias asignaturas. Odiado por defender los derechos de la religión católica contera los marxistas, engañado por un falso salvoconducto, fue asesinado en Miguelturra (Ciudad Real), el 30 de julio de 1936, a los 42 años.

SANTIAGO APARICIO LÓPEZ era profeso estudiante, nacido en REVILLA DE COLLAZOS en 1913. Recibió el bautismo en su parroquia y la confirmación de manos del Obispo Ramón Barberá y Boada. Entró en la Orden en Almagro en 1929, profesando en 1934. Empezó a estudiar teología. Murió asesinado en Manzanares, (Ciudad Real) el 8 de agosto de 1936, a los 22 años. Se conservan cartas a su familia llenas de cariño y de fe.

OVIDIOS BRAVO PORRAS, hermano cooperador, nacido en FUENTRE ANDRINO el 29 de abril de 1908. Tomó el hábito de hermano cooperador en 1834, profesando en 1935. Recluido como los demás religiosos, preparaba su espíritu con la oración y la paciencia en los tormentos que sus enemigos de daban. Destacó por su extraordinaria humildad. Le ejecutaron a los 28 años.

Otro mártir, DIONISIO PÉREZ GARCÍA, también hermano cooperador, aunque no nacido en Palencia, sino en Villalvilla de Villadiego en 8 de abril de 1912, era hijo de Daniel, de Castromorca (Burgos) y de Justa, esta de BERZOSILLA. Deseaba ser misionero y dar su sangre por Cristo. En la prisión era el encargado de buscar la comida para los demás hermanos presos. Fue asesinado a los 24 años.

La Diócesis de Palencia

Obispado de Palencia
C/ Mayor Antigua, 22
34005 - Palencia (ESPAÑA)
Teléfono: 979 70 69 13
Fax: 979 74 53 14
Enviar Mail

Buscar